viernes, 1 de junio de 2012

Hola, un saludo



 ¡ Hace tanto tiempo que no entro en este blog!

  Lo cierto es que estoy un poco alejado de este mundillo. No del todo puesto que convivo con mi esclava; pero si lo suficiente para que los encuentros se hayan quedado en pasado, más por la crisis que a todos nos afecta y porque esa mezcla de falta de disponibilidad económica, aliada con la rutina del devenir diario, y la escasez de oportunidades produce extraños maridajes...

  Sueños que se cumplen pero de otra manera, fantasías que se quedan solo en eso, sorpresas que produce el constatar que algunas cosas que se creían difíciles son fáciles, sorpresa también por lo difícil que es hacer cosas que se pensaban fáciles...

  En definitiva me he abandonado un poco, os he abandonado también, y en el camino se ha quedado una amiga, sumisa de un buen amigo e historia de un encuentro atrás, que colgó un comentario en el blog y no le he contestado: le saludo aqui: Hola Luna, saludos a JOTA también.

  Y también se ha quedado atrás una aportación de tusi, que se ha asomado muchas veces en los comentarios y ha sido un fiel seguidor de esta página: la promesa que le hice de colgar su relato, ejercicio de sumisión y humillación, me ha inclinado a no abandonar del todo el blog. Ya está colgado el relato, en la pestaña que creé y os comenté en la entrada anterior y que en principio iba a ser para mis relatos, creando otra para vosotros... Al final esa pestaña ya ha sido estrenada, leerlo si gustáis.

...

  Porque lo cierto es que no sé si volveré a entrar y/o cuando volveré a entrar... Igual es mañana, igual pasa otra vez mas de medio año. La vida sigue, con maridajes extraños, con sueños posibles o irreales, con ilusiones cotidianas, con amaneceres, con azotes, con amores en almohadas sudadas de calor o de pasión, con despertares en lugares mágicos, con encuentros cada vez mas raros con amigos que comparten nuestro mundo.

  SIEMPRE

AMOSUM

(Foto sacada de la Red, de autor desconocido)

lunes, 31 de octubre de 2011

Participación



Un apunte, o entrada, para comentaros algo:



Estoy intentando crear otras pestañas en el blog, con idea de que si a veces no estoy tan presente, o me retraso en mis comentarios, haya más movimiento merced a posibles aportaciones de todos vosotros, en una pestaña que pienso crear, donde incluiría relatos, fotografias, ideas... cualquier cosa que querais aportar cualquiera de los que os asomais aquí, y me envieis a mi correo electrónico (androsum@gmail.com o androsol@hotmail.com).



En concreto me gustaría colgar unos relatos que sin ser míos, fueron incluídos en su día por personas que continúan su propio caminar, en mis hilos o entradas en otras páginas... Tan pronto tenga su aquiescencia lo haré. Lo que si tengo intención de colgar dentro de poco, previo tanteo por este medio y por el correo electrónico de la aceptación que tenga la iniciativa, un relato que realizó un sumiso que aparece muchas veces en los comentarios y que sigue la página: me envió, una fantasía derivada de un ejercicio de sumisión, que me gustaría incluir.



Lo que si he creado, aunque aún no tiene contenido, es una pestaña donde pienso colgar aportaciones que he ido incluyendo en otras páginas, una selección de poemas, relatos y fotografías propios (en ese caso cuando cuente con permiso expreso de quienes en ellas aparezcan), como una forma también de hacer una recopilación, para que esté todo junto.



Me gustaría saber vuestras opiniones: sé que a algunos os puede atraer la idea, si es así, con independencia de que tengais también otras páginas, o aporteis en otros lugares, tanto anónimamente como con vuestra firma... Sea lo que sea, si quereis, sois bienvenidos.



Un saludo a todos.



AMOSUM




(Fotografía propia, pequeño ejercicio de dominación de la esclava, con aparentemente poca inmovilización)

jueves, 29 de septiembre de 2011

Dos más dos





… Es algo muy curioso, la dimensión que adquiere el tiempo…


La distinta percepción de su devenir, y la diferente intensidad de los recuerdos, siempre en función de lo que verdaderamente importa, de lo que esencialmente influye, de lo que realmente buscamos…


Y viene eso a cuenta porque hace tiempo que no incluyo ninguna entrada y parecería que no hay “nada”, sino un yermo erial… No es así. De hecho también va haciendo tiempo de un encuentro que aún no he citado aquí, aunque he querido hacerlo, y ese encuentro nos ha dejado un poso, en mi caso, de experiencia enriquecedora y de agradables prácticas; en el caso de mi esclava, ha supuesto la realización de otras cosas que hacemos menos y las considero importantes para su adiestramiento, su experiencia, su entrega en definitiva, hacia mí.


Así, el tiempo no influye en lo que jalona el viaje a Ítaca que supone nuestra singladura, y perdonar el lenguaje, pero no olvido que este blog habla de estelas que van dejando nuestras huellas, precisamente con un fondo de olas y reminiscencias marinas. Aquel fue un encuentro con una pareja, ahora también amigos, con la que coincidimos en experiencias BDSM y con los que compartimos un hermoso espacio y tiempo, en el que cuatro manos de dos Amos impactaron en dos cuerpos simultánea o alternamente. En el que otro Amo, utilizó el cuerpo de mi esclava para su deleite y yo el de la suya para practicar, consiguiendo ambos nuevas experiencias o repetir otras conocidas, con un cuerpo que poseemos, o con otro que se nos presta.


En definitiva, aunque no es el primer encuentro con otros, si lo es por su significación: pareja Amo-sumisa con pareja Amo-sumisa, y porque de la forma en que se hizo, ha supuesto un hito, un nuevo jalón, una agradable y enriquecedora experiencia. Eso cuento en estas tres fotos, la una de mis experiencias con los pechos de esa esclava, las otras dos ilustran ese jugar ambos Amos con sendos culetes, y las tres fotos están puestas con el conocimiento y aceptación del otro Amo.


Un saludo a todos


AMOSUM





P.D. Fotografías propias, con agradecimiento a JOTA y un abrazo a Luna por lo que le ha ocurrido hace escasas fechas.

domingo, 7 de agosto de 2011

Varia



Hace mucho que no pongo nada aquí... me gustaría retomar un poco el hilo y lo haré, sencillamente, copiando el texto que he puesto en otra página con las fotos que he incluído, aunque aquí falta el mensaje que originó este aporte. Baste decir que eran una palabras de cariñosa felicitación de Galatea[P] en http://www.tumundobdsm.com/

-------

Galatea[P]... yo solo soy el que recoge lo que he sembrado... la he adiestrado y la sigo adiestrando, claro, es MIA, a día de hoy ya hace más de dos años que tuvimos nuestra primera sesión y aún gozo como si fuera nuevo todo eso, con cosas difíciles, con cosas duras o con cosas sencillas y suaves... en definitiva, juego con mi perra, mi puta o mi esclava, como la llaméis. Por eso me inspira cosas que son bonitas y en definitiva no la dejaré marchar: la cogí, me la traje y está donde tiene que estar, a los pies de su Dueño, y todo eso inspira esas palabras y muchas más que nos decimos a solas.






Así que tiene poco mérito lo que digo y en cambio tiene mucho mérito lo que hace, su sumisión, su entrega... Os dejo unas fotitos de la parte suave que también la hay, para que veáis que en el sado, también hay poesía y mucho de alegre juego sencillo, incluso divertido... lo que no quita para que me guste dirigir a mi perra como se debe, con tirones del pelo si hace falta, de lo que también envío otra foto.






Saludos a todos

AMOSUM

sábado, 28 de mayo de 2011

Hitos



Ya sé que en el mar es difícil poner hitos a las estelas; pero no es tan importante, no es un mojón físico que se ponga en medio de una masa glauca reverberante de blancos burbujeantes, es en realidad un jalonar en la propia vida una serie de episodios, a veces importantes, a veces anecdóticos, que permiten darnos cuenta de que avanzamos y no estamos quietos.

Porque aunque la página está últimamente muy tranquila y casi parada, apenas una participación al mes, aún así sigue teniendo lectores, pocos pero IMPORTANTES, porque como he dicho muchas veces, lo que da esa dimensión especial a la página es el hecho de que la leáis y a veces os asoméis a ella, dejando vuestros comentarios, o simplemente acompañándonos con vuestras estelas. Para mí, lo importante ya viene por tener algo que contar y compartir, luego el que os sirva de solaz o de reflexión, o simple compañía, es lo que me alegra y por eso ahora os agradezco.

Si, muchas gracias por seguirnos acompañando: en su día os las di con 11.111 y con 22.222 visitas porque me parecieron números graciosos...ahora que va teniendo un mayor poso, me encuentro con que ya hemos alcanzado las 35.000 visitas, y me ha parecido un buen hito, mojón, parada, pausa para recordar antiguas entradas, otras historias que se asomaron a estas páginas, nombres que son personas, nicks que fueron un aprendizaje, tentativas de entrega, que a veces culminaron y de todos modos jalonaron SIEMPRE una hermosa historia, camino, estela, ilusión en definitiva.

Nada más, hoy solo GRACIAS, muchas gracias a TODOS quienes os asomáis y que permitís que aparte del propio placer de ir contando mis reflexiones, colgando mis imágenes, pensando en voz alta, además, deis una dimensión más plena a esta estela en la mar, al visitarla y hacerla propia.

AMOSUM

Fotografía propia: es una imagen de 2 sumisas; pero quiero con esa foto recordar a todos, son tantos y nunca suficientes y cada uno a su manera UNICO.

jueves, 28 de abril de 2011

Dos años

Hace poco hablaba de que eska llevaba ya un año físicamente a mis pies; pues bien, hoy en concreto hace dos años que decidió iniciar ese camino que le llevaría a donde ahora está. Entonces empezó su adiestramiento a distancia, después ya vendrían los encuentros, el nombre, el collar, hasta culminar aquí.

En recuerdo de ese hecho, he querido publicar aquí un poema, sencillo pero sentido, que le dedico: las sensaciones y las distintas experiencias, no excluyen que la sienta como una estrella que busqué y encontré, porque los sentimientos también existen, es mi perra, si, y es mi estrella, en definitiva es mía.










Hace un tiempo era la nada
Bajo la niebla y glauco mar
Invisibles tus estelas

Navegaba con desgana
Sin verte seguirme detrás
Tu huella oculta en mis huellas.

Pero hoy mujer entregada
Orgullosa de tu caminar
Clara la luz en la senda

En mis pies, abandonada
Sumisa toda libertad
Uniendo en la mía tus estelas.

Ya eres porque te preparas
Para darte entera, te das
Para recorrer tu senda

Y no ser sino mi esclava
Fundida en mi encontrar tu paz
Y encontrar yo al fin mi estrella.



AMOSUM



Fotografía y poema propios

jueves, 10 de marzo de 2011

Después de la sesión

Continuando con la reflexión que hacía el mes pasado sobre las sensaciones del Dominante, me gustaría referirme ahora al momento posterior a la sesión.

Quiero advertir que sólo hablo desde la experiencia personal, he encontrado muy pocos escritos sobre esas sensaciones, así que me baso sobre todo en lo experimentado y lo comentado en breves o puntuales conversaciones; por lo tanto no soy objetivamente un referente en esa materia.

En concreto me referiré a esa sensación de “bajón” que se produce después de una sesión razonablemente intensa, en el cual se han disparado las endorfinas y, al terminar, hay un claro declive de la sensación de poderío físico, de euforia, de control… Algunos asimilan con el bajón post-sesión que experimentan los sumisos al volver del estado definido como sub-espace.

No obstante no pueden compararse: en aquel es una sensación de falta, ante el formidable torrente que ha invadido su organismo, el cese de esas emociones-juegos-castigos… producen una sensación de carencia, e incluso tristeza de tipo depresivo. Mientras que en el Dominante, es más bien un estado de relajamiento general, similar al que se produce ante la culminación de cualquier placer; pero referido únicamente al aspecto físico, hablamos de una descarga, porque ha habido esfuerzo físico y mental, lo que viene después es una sensación de relax, de término de la tensión.

Evidentemente no hablo de la culminación sexual; porque, de darse, supone una terminación diferente, ya no es sólo la desaparición de la tensión, sino más explícitamente la descarga de la libido, con lo que la sensación de relax puede ser mayor y la sensación de culminación más clara; pero no hablo de esa descarga, sino solo de la sensación placentera de haber hecho algo querido, haber disfrutado, haberse cansado y terminar, con una sensación íntima de plenitud que existe aunque no se alcance esa culminación orgásmica.

En algunas ocasiones, bien porque no encontremos el momento para hacerlo, bien porque no sea adecuado al estar entre una pluralidad de personas y no contarse en principio con ello, o bien en definitiva porque excluyamos una culminación sexual por el motivo que fuere, esa terminación es la que nos queda después de la sesión: cuanto más intensa, mas sensación de plenitud y de relajación posterior; cuanto menos intensa, mas sencillamente un descanso para el cuerpo y mente, que siempre existe.

Y aunque es agradable culminar sexualmente, hay que decir que la “sola” satisfacción del deseo de Dominación y prácticas sobre el otro, produce una sensación de plenitud que llena de sentido la sesión terminada y de recuerdos placenteros posteriores, la rememoración de lo ocurrido: y de ese placer concreto, de esa paz posterior, es de lo que he querido hablar aquí. Más aún en algunas ocasiones la realización del acto sexual supone una terminación diferente, o una descarga distinta… y es otra cosa de la cual si se ha hablado mucho más; cuando surge por supuesto que me gusta y la busco, aunque puede ser innecesaria.
Un saludo a todos

AMOSUM



(Fotografía propia)

domingo, 20 de febrero de 2011

Un año y algunos días

Este mes se cumplía un año desde que eska está físicamente a mis pies. Uno de los hechos que van acumulando tiempo, sin que esa abundancia suponga una rutina, sino un seguir avanzando, buscando, cambiando, asentando unos logros, resistiéndose otros… Este mes, por eso está siendo especial, ya tiene un año y unos días físicamente y a tiempo completo a mis pies; pero también tiene ya año y medio con el collar, y no dejarán de aumentar las distintas etapas que no dejarán de cumplirse. Todavía este mes se siguen haciendo cosas que suponen una continuidad y otras que son novedad.

He seleccionado dos fotos sencillas, “suaves”, no tienen un especial simbolismo o fetichismo sado, ni, por supuesto, tienen nada de extremo; simplemente son de las pequeñas cosas casi cotidianas que jalonan una vida, en su caso de sumisa, de esclava para su Señor, en lo pequeño y en lo grande, en lo sencillo y en lo complicado. Y en su simplicidad reflejan muy bien esa cualidad de SER y ESTAR, sin especiales alardes, pero siendo siempre quien ES.

Una es un pequeño enrojecimiento de su culo, evidentemente por azotes, que no tienen porqué ser especialmente dolorosos, a veces no son sino un sencillo y cariñoso “azote sensual”; no obstante la marca queda y es visible.

La otra es aún más sencilla y sin embargo más cargada de simbolismo: sus pies, donde se aprecia la marca de la cuerda que los aprisionó hacía breves instantes: sean cuerdas, cadenas, esposas, grilletes, brazaletes, cualquier elemento de sujeción; dejan su marca. Pero aunque no los lleve siempre, aunque no siempre lleve esa marca física, la huella real de su sumisión es sencillamente indeleble.

AMOSUM

(El Dueño de tal esclava: eska{AS})
(Fotografías propias, justamente de este mes)

jueves, 10 de febrero de 2011

Las palabras que faltan

En un encuentro hace poco, durante un intercambio de impresiones, de esos que se hacen después de la sesión, o parte de la ella de ser significativa; donde cada uno expone lo que ha sentido y experimentado; una sumisa que compartió la sesión con mi esclava, me preguntó qué sentía en esos momentos en que se había fijado en cierto brillo en mi mirada y sonrisa entre pícara y satisfecha ante sus pruebas…

Sencillamente, de la forma en que me lo preguntaba, me dejó sin habla… Se suele acudir al lugar común de la “sensación de poder” por parte del Dominante, etc., etc., etc., y muy poco más. Si acaso se habla de la euforia, de la intensidad-potencia del deseo (sexual o no). Pero esa sumisa lo preguntaba “de otra manera” y me di cuenta que me interpelaba directamente, quería saber lo que sentía más allá de todo ese lugar común, quería que le explicara esa cara con esa mirada y sonrisa, y tenía que ver con las pequeñas (o íntimas), cosas que se sienten, más que con la genérica de dominar la sesión.


Y, reconozcámoslo… falta “literatura”, se habla muy poco de eso, y no encontramos las palabras para explicarlo; diríamos que tenemos que crearlas, empezar a hablar de ello. De hacerlo, podríamos tener una referencia, unas experiencias que al nombrarlas y describirlas tengan cuerpo y sean reconocibles; eso pretendo con esta reflexión.

En el caso de los sumisos, parece más fácil explicarse, porque se habla y escribe mucho más, y justamente se habla mucho de los pequeños sentires, de las sensaciones concretas, igual que de las sensaciones generales de sumisión, acatamiento, entrega. Es decir se habla en su caso de los subespaces, o de la intensidad de las sensaciones, del exacerbamiento, de la magnitud del orgasmo, de las mariposas que revolotean en la boca del estómago, del deseo que sienten al entregarse, de la libido desatada, de lo “mojadas” que se ponen (ellas), de lo que se empalman y mantienen-contienen (ellos), de lo que controlan físicamente sobre sus partes, del dolor concreto en sus pezones, la duración de los pequeños (o grandes) tormentos, pellizcos, pinzamientos, el morbo placentero en su caso, el rechazo vencido en otros casos… miles de pequeñas cosas.

En definitiva, ellos, los sumisos hablan de TODO, nosotros de lugares comunes. Ellos hablan igual de lo grande y de lo pequeño, de lo explosivo y lo cotidiano; nosotros de la sensación permanente de poder o en todo caso de la culminación de esas sensaciones; pero casi nunca (por lo que oigo o leo), de lo que subyace íntimamente o sentimos puntualmente. Y todos, eso sí, hablamos a veces de la sensación de bajada posterior a las sesiones; cuando las endorfinas vuelven a sus niveles y lo que supuso un culmen se va apagando; aunque también en ese caso se habla más de ellos, los sumisos. Cuando les ordenamos nos lo cuentan, como a nosotros no nos lo “ordena” nadie, mantenemos el pudor ¿Será esa la razón del silencio?

Y por eso me quedé sin palabras: no sabía definir muy bien esa interioridad que esa sumisa me preguntaba, y puesto que compartimos una serie de experiencias, que para ella supusieron una “bomba” según sus palabras (entre otras), que tocaron profundamente el cuerpo y alma de la sumisa, en justa correspondencia me parecía importante no hablar de generalidades, sino del sencillo y “pequeño” sentir que se escondía en esa sonrisa y mirada que detectó.

Eso estoy intentando La primera imagen que me vino a la mente, es esa sensación a la que las sumisas se refieren como un revolotear de mariposas en la boca del estómago; pero esa imagen hace más referencia a las sensaciones que ellas experimentan ante el futuro encuentro, cuando vienen, más que a las que se sienten durante el mismo. Y nosotros no sentimos en realidad lo mismo; pero si que experimentamos una cierta “tensión”, un estado muy poco definido que se acrecienta según se van desarrollando las distintas etapas del encuentro o sesión. Y ese estado es para el que no termino de encontrar las palabras: esa sensación de cierta tensión excitada, permanente e íntima durante la espera y la sesión, que nos hace brillar los ojos y sonreír casi inadvertidamente, se sitúa en la boca del estómago; pero no es un revoloteo, sino una excitación, no es potente, no siempre se acompaña de erección por ejemplo, ni necesariamente de deseo sexual, aunque a veces lo acentúe. Simplemente está ahí, es un estado que se nos hace grato, que nos permite sentir que estamos donde queremos y como queremos.

Esas son las sensaciones-palabras que se me ocurren; tal vez nos haga pensar y alguno encuentre otras o lo describa mejor. Para mí es el estado íntimo que siento, como una excitación permanente y contenida, un placer como cotidiano y sin embargo real y remarcable, un deseo precisamente de eso: de las pruebas o usos que hago del sumiso-a-s, que tapan momentáneamente todos los demás, a la espera de que encuentren su propio lugar en el desarrollo de los acontecimientos. Y ese estado agradable se acrecienta puntualmente cuando soy consciente de lo que estoy haciendo y contemplo, toco o uso a este, o esa, o esos sumisos… en esos momentos me brilla concreta y puntualmente la mirada y refleja justamente eso que intento decir: satisfacción y deseo, excitados, contenidos, agradables… son el hilo conductor, así como la razón y sustento de lo que estoy haciendo.
….
Gracias por esa pregunta, sumisa. Un saludo a todos

AMOSUM


P.D. Fotografías propias (de esa sesión, con esa sumisa, retiradas en abril de 2016, no son necesarias)

jueves, 23 de diciembre de 2010

domingo, 19 de diciembre de 2010

SESION DE CASTIGO



Una cosa que siempre me llama la atención es lo que cambia una sesión aparentemente igual a otra cuando se trata de una “sesión de castigo”. Sin embargo no debería ser así, porque un masoquista, por ejemplo, podría encontrar mucho gozo en una sesión de ese tipo. También se habla mucho en los foros de los sumisos, más masoquistas que sumisos todo hay que decirlo, que fingen una desobediencia para provocar un castigo que desean: con independencia de que podría “castigárseles” dejándoles sin la sesión; pero ese no es el tema que quiero comentar en esta entrada.

Tampoco pretendo “poner una pica en Flandes” y dejar mi opinión en la interminable discusión que hay desde que existe el BDSM entre castigo-si/castigo-no, en función de si es un juego o un sistema de vida. Ni en hasta qué punto es entrega o mero interés la de quien busca (y le gusta) ser castigado. Ni tampoco pretender que el castigo solo quepa en el adiestramiento puro, dentro de una experiencia de entrega continuada. Al fin y al cabo hay castigos consensuados en sesiones lúdicas y se aplican en entregas episódicas también. No es el propósito de esta reflexión.

No, lo único que pretendo es hablar de lo que me he encontrado y comprobado, de lo que para mí son las diferencias que hacen que una SESION DE CASTIGO sea dura, aunque el contenido de la sesión pueda ser más suave que el de una habitual. Y dentro de eso, de las claves que, para mí, identifican realmente un castigo de una sesión con disciplinas más o menos fuertes.



Lo primero, hablo de sumisos que a juicio del Dominante han hecho algo mal, han fallado, o simplemente no han respondido a las expectativas en un momento dado, y eso implica ya un elemento que singulariza el castigo sobre la sesión habitual: la arbitrariedad del Dominante. La clave no es el posible error en la calificación de la hipotética falta por el Dominante, sino al hecho de que su Dominación le otorga esa prerrogativa que incluso puede ser injusta, por supuesto.

Lo segundo, siguiendo con el elemento subjetivo del castigo, es la percepción por el propio sumiso de que está siendo castigado, y su desamparo y dolor por haber fallado. A diferencia de los masoquistas, el sumiso se duele de lo que es un fallo para su Dominante: no le importa recibir castigos; pero se le hace muy duro sentir que ha fallado. Igual que antes la percepción del fallo era arbitraria por el Dominante; tampoco ahora importa si esa sensación de fallo del sumiso es real: es lo que siente.

Y finalmente algo que siempre me ha sorprendido; pero es lo que he encontrado: cuando existe esa sensación de fallo del sumiso, la aplicación del castigo no es placentera; lo asume, lo acepta, se entrega, pero sin placer.


Y que conste que al hablar de la arbitrariedad del Dominante, así como pensar en la posible distorsión de la realidad del fallo por el sumiso, doy a entender, que la calificación de fallo pueda ser inadecuada. Por supuesto que la comunicación siempre debe existir, para limitar el elemento erróneo en la apreciación de ambos: tanto el Dominante como el sumiso; aparte que tampoco califico las actitudes, sino que hago una pequeña reflexión propia sobre esto. En resumen: se decide por el Dominante, se asume por el sumiso y se aplica un castigo que es muy duro, más por lo que supone que por su contenido. Y lo que me importa especialmente en esta reflexión es que se hace DESDE LA ENTREGA.

Un saludo a todos

AMOSUM



Fotografías sacadas de la Red

miércoles, 17 de noviembre de 2010

SENSACIONES EN EL TIEMPO

    Continuando con la reflexión sobre el ser y el estar; del siendo y estando, que suponen un transcurso de tiempo; me quiero centrar ahora precisamente en ese tiempo y sus extrañas medidas en las distintas situaciones, experiencias y circunstancias. Más aún lo que cambia la medida de ese tiempo en función de las cosas que nos gustan hacer, cuando somos o estamos siendo.

Todos conocemos el curioso fenómeno de sentir, cuando estamos a gusto, que “el tiempo vuela”, y en cambio cuando nos aburrimos parece detenerse… Pero voy a ir más lejos, en función de la intensidad de las sensaciones, de lo cual me gusta hablar, justamente al hilo de las experiencias que voy experimentando y las sensaciones que voy descubriendo.

Me centro en unas experiencias de gran intensidad, en las que evidentemente, el estar siendo quiénes somos y queremos, hace que ese tiempo parezca correr desbocado y perderse; pero a veces, por sorprendente que parezca, se detiene, adquiriendo una cualidad de eternidad en un instante… Ocurre cuando sobreviene lo que a veces denomino LA MAGIA.


Precisamente hace muy poco vino a vernos una sumisa. La tarde se esfumaba velozmente al hilo de una amena conversación en la que intercambiábamos experiencias y opiniones sobre ese BDSM del que es tan difícil hablar, por lo que cuando encontramos a alguien afín, sucede lo que digo: que la tarde -el tiempo- pasa en un suspiro.

Sin embargo ese veloz transcurso del tiempo deja sólo un recuerdo global. Lo que somos ha hecho que llenáramos el tiempo, que no se ha perdido; pero ha pasado casi sin sentir. A su término recordaríamos la conversación con esa sumisa, como un agradable encuentro.

Pero ocurrió “algo más”… Y el tiempo se dislocó cambiando completamente su decurso: pareció detenerse. Esa vez ya no fue toda la tarde y parte de la noche volando velozmente… sino una parte de la noche que se llenó de contenido, de plenitud. Un corto espacio de tiempo que se llenó de muchísimas sensaciones intensas y momentos inolvidables.

Menos tiempo, más intenso; también corrió, claro, de hecho la tarde había terminado y la noche entraba en la madrugada sin querernos ir; pero ya no era un pasar el tiempo sin sentir y a gusto, sino un SER, con el TIEMPO mágicamente en sintonía y plenitud. Hasta el punto que siendo mucho más corto, se llena de muchísimas más sensaciones y recuerdos que colman la memoria.

Cuando se está a gusto el tiempo vuela… Cuando se ES, en cambio, si es intenso (¡Y a fe que lo fue!) entonces se detiene, porque la Magia se alía con la Eternidad, como ya dije en la penúltima entrada. Y el tiempo, por fugaz que sea (no importa que sea un instante), es una plenitud, y su recuerdo suma más que miles de agradables momentos.

Saludos a todos

AMOSUM



Fotografías propias (de esa sesión, con esa sumisa y mi esclava, retiradas en abril de 2016: no siendo necesarias y por respeto a la privacidad de las personas)

domingo, 7 de noviembre de 2010

Siendo... estando


No son necesarias las grandes y aparatosas parafernalias góticas, ni tampoco los increibles escenarios que se preparan para una pluralidad de personas y un encuentro público, ni siquiera una sencilla mazmorra casera... todo es prescindible o accesorio. Importan, claro; pero no son la esencia que solo puede dar el ser y estar de la esclava a los pies del Amo.


Incluso si hablamos de encuentros, con alguien que ni es, ni está; pero que se acercará un momento mayor o menor para compartir ese tiempo y durante el mismo estar siendo lo que desea ser, durante justamente ese instante. Ni siquiera en ese caso, repito, pese a que parecen tener mas sentido, son imprescindibles los alardes. Simplemente con el tiempo como aliado distante, es fácil ir organizando cómo va a ser dicho encuentro.


Pero hablo de la esclava que está y es; ahora solo hablo de eso, de la cotidianeidad de compartir el espacio vital y las pequeñas cosas... Hablo de vivir, de estar siendo lo que se es, aunque aparentemente no en todos los instantes se vea un signo de esa esclavitud. Y de lo innecesario no solo de los escenarios sino que ni siquiera una decisión sobre un espacio de tiempo más o menos acotado, más o menos próximo, en que el Amo decide que en ese momento, lugar, situación... gozará de la sumisa.


No es necesario nada, sino SER y ESTAR, siendo y estando ambos como quienes son, en cualquier breve instante, con la cosa mas simple y sencilla, sobrevuela la mágia y convierte ese instante en eternidad multiplicando su intensidad. Simplemente, repito, con lo sencillo, sin importar cuan corto parezca el tiempo... sobreviene de nuevo la MAGIA.


Saludos a todos


AMOSUM
Fotografía propia

viernes, 8 de octubre de 2010

Cuadernos BDSM


¡Ya el número 13! En un nuevo servidor, por lo que me permito traer aqui el enlace para su mejor localización y descarga, por si alguien no lo había descubierto (como me ocurrió a mí, por cierto).



Saludos a todos.


AMOSUM

lunes, 27 de septiembre de 2010

Jaulas




Con la imagen de mi perrita en su jaula, tanto a solas y desnuda, como compartiéndola con hasta otras tres sumisas, me he venido de Sevilla, con ganas de mucho más...

Se ha celebrado el segundo encuentro de Grupo-bdsm Sevilla y me gustaría dejar constancia aquí, porque ha sido algo interesante y con vocación de continuidad, aparte que personalmente me ha gustado este encuentro y he tenido el placer de disfrutar de una interesante jaula (aparte de otras cosas que ya había usado en la otra ocasión) y descubrir que las sumisas juntas, aunque estén apretadas, muy apretadas en una jaula pequeña, se lo pasan bastante bien y ríen de verdadero gusto.
Aunque también la sumisa sola (o solas... la jaula estuvo muy poco tiempo vacía), disponible a través de los barrotes para la mano (o fusta) del Amo, suponía el disfrute de una bonita experiencia, en un patio a la luz de la luna, con la magia de descubrir que no todas las humillaciones son tales, sino que incluso son pura belleza.
Dejo unas imágenes sacadas de la red, porque de ese evento no tengo fotos con mi sumisa. Dos de ellas de Ken Marcus y otras dos de autor desconocido para mí; sacadas todas ellas de la página de Club Sumisión.
Un saludo a todos
AMOSUM

Espero que te aporte algo esta página, expresión de búsquedas y encuentros. Lugar para dejar pequeñas cosas e ideas que se me ocurren. Lugar también donde mi sumisa, futura esclava, deja sus palabras... También tu puedes enriquecerla con tus comentarios.

Porque, aunque no pretendo nada expresamente; no es menos cierto que muchos tenemos la esperanza de que nuestro particular camino, nuestra particular "estela en la mar" sirva a otros, y para mí sería muy grato que asi ocurriera.

Y os invito a todos a recorrer nuestro propio camino DESPACIO pero con SEGURIDAD y FIRMEZA, como las olas del mar, que aunque aparentemente "blandas", son capaces de transformar y allanar sus propias playas. Como esas estelas que, aunque parecen desaparecer, siguen dejando su impronta y su huella indeleble.

Saludos a TODOS.

AMOSUM

ENLACES DIRECTOS A ARTÍCULOS

A continuación voy a dejar enlaces directos a artículos que me han llamado la atención y que pienso que es mejor leerlos en su propia página-contexto, con lo que además evitamos la colisión con los derechos de autor. Mejor que hacer un artículo que sería un plagio, es enlazar con lo que otros ya dicen.

http://bondage.kshara.com/

Con mordazas

Con mordazas (2)

Con mordazas (3)