jueves, 23 de diciembre de 2010

domingo, 19 de diciembre de 2010

SESION DE CASTIGO



Una cosa que siempre me llama la atención es lo que cambia una sesión aparentemente igual a otra cuando se trata de una “sesión de castigo”. Sin embargo no debería ser así, porque un masoquista, por ejemplo, podría encontrar mucho gozo en una sesión de ese tipo. También se habla mucho en los foros de los sumisos, más masoquistas que sumisos todo hay que decirlo, que fingen una desobediencia para provocar un castigo que desean: con independencia de que podría “castigárseles” dejándoles sin la sesión; pero ese no es el tema que quiero comentar en esta entrada.

Tampoco pretendo “poner una pica en Flandes” y dejar mi opinión en la interminable discusión que hay desde que existe el BDSM entre castigo-si/castigo-no, en función de si es un juego o un sistema de vida. Ni en hasta qué punto es entrega o mero interés la de quien busca (y le gusta) ser castigado. Ni tampoco pretender que el castigo solo quepa en el adiestramiento puro, dentro de una experiencia de entrega continuada. Al fin y al cabo hay castigos consensuados en sesiones lúdicas y se aplican en entregas episódicas también. No es el propósito de esta reflexión.

No, lo único que pretendo es hablar de lo que me he encontrado y comprobado, de lo que para mí son las diferencias que hacen que una SESION DE CASTIGO sea dura, aunque el contenido de la sesión pueda ser más suave que el de una habitual. Y dentro de eso, de las claves que, para mí, identifican realmente un castigo de una sesión con disciplinas más o menos fuertes.



Lo primero, hablo de sumisos que a juicio del Dominante han hecho algo mal, han fallado, o simplemente no han respondido a las expectativas en un momento dado, y eso implica ya un elemento que singulariza el castigo sobre la sesión habitual: la arbitrariedad del Dominante. La clave no es el posible error en la calificación de la hipotética falta por el Dominante, sino al hecho de que su Dominación le otorga esa prerrogativa que incluso puede ser injusta, por supuesto.

Lo segundo, siguiendo con el elemento subjetivo del castigo, es la percepción por el propio sumiso de que está siendo castigado, y su desamparo y dolor por haber fallado. A diferencia de los masoquistas, el sumiso se duele de lo que es un fallo para su Dominante: no le importa recibir castigos; pero se le hace muy duro sentir que ha fallado. Igual que antes la percepción del fallo era arbitraria por el Dominante; tampoco ahora importa si esa sensación de fallo del sumiso es real: es lo que siente.

Y finalmente algo que siempre me ha sorprendido; pero es lo que he encontrado: cuando existe esa sensación de fallo del sumiso, la aplicación del castigo no es placentera; lo asume, lo acepta, se entrega, pero sin placer.


Y que conste que al hablar de la arbitrariedad del Dominante, así como pensar en la posible distorsión de la realidad del fallo por el sumiso, doy a entender, que la calificación de fallo pueda ser inadecuada. Por supuesto que la comunicación siempre debe existir, para limitar el elemento erróneo en la apreciación de ambos: tanto el Dominante como el sumiso; aparte que tampoco califico las actitudes, sino que hago una pequeña reflexión propia sobre esto. En resumen: se decide por el Dominante, se asume por el sumiso y se aplica un castigo que es muy duro, más por lo que supone que por su contenido. Y lo que me importa especialmente en esta reflexión es que se hace DESDE LA ENTREGA.

Un saludo a todos

AMOSUM



Fotografías sacadas de la Red


Espero que te aporte algo esta página, expresión de búsquedas y encuentros. Lugar para dejar pequeñas cosas e ideas que se me ocurren. Lugar también donde mi sumisa, futura esclava, deja sus palabras... También tu puedes enriquecerla con tus comentarios.

Porque, aunque no pretendo nada expresamente; no es menos cierto que muchos tenemos la esperanza de que nuestro particular camino, nuestra particular "estela en la mar" sirva a otros, y para mí sería muy grato que asi ocurriera.

Y os invito a todos a recorrer nuestro propio camino DESPACIO pero con SEGURIDAD y FIRMEZA, como las olas del mar, que aunque aparentemente "blandas", son capaces de transformar y allanar sus propias playas. Como esas estelas que, aunque parecen desaparecer, siguen dejando su impronta y su huella indeleble.

Saludos a TODOS.

AMOSUM

ENLACES DIRECTOS A ARTÍCULOS

A continuación voy a dejar enlaces directos a artículos que me han llamado la atención y que pienso que es mejor leerlos en su propia página-contexto, con lo que además evitamos la colisión con los derechos de autor. Mejor que hacer un artículo que sería un plagio, es enlazar con lo que otros ya dicen.

http://bondage.kshara.com/

Con mordazas

Con mordazas (2)

Con mordazas (3)